Buscar
  • Motorhome Iceland

¿Cuáles son las cascadas más bonitas de Islandia?

Actualizado: 1 de ago de 2019


Islandia está inundada de cascadas de diferentes tamaños, formas y colores. No se conoce una cifra oficial exacta, pero contamos con al menos unas treinta gracias a la peculiar geografía y geología de Islandia. La ubicación de la isla en el Atlántico Norte implica recibir una gran cantidad de lluvia y nieve. En cualquier época del año, hay lluvias frecuentes, y en invierno suele haber nieve o lluvia constantemente. Todo esto alimenta los numerosos ríos del país a medida que estos fluyen hacia el océano. Otro factor significativo es que alrededor del 10% de la masa de Islandia está cubierta por glaciares. Estos casquetes de hielo tienen miles de años y actualmente están en un lento proceso de retroceso. A medida que se derriten, especialmente en primavera y principios del verano, producen aún más agua. Los ríos y las impresionantes cascadas de Islandia aumentan su caudal a raíz de estos deshielos. Si buscas opciones para visitar con tu autocaravana de alquiler, aquí encontrarás una lista de nuestras 10 cascadas favoritas en la Tierra del Fuego y el Hielo.



#1 Cascada Gullfoss


La hermosa cascada de Gullfoss desemboca en el río Hvítá, no muy lejos de Reikiavik. Junto con el Parque Nacional Þingvellir y Geysir, completa el famoso trío de atracciones del Círculo Dorado. La cascada es verdaderamente impresionante, con una caída de 32 metros en dos niveles. Debido a su forma inusual, no es posible ver las caída desde abajo, tendrás que contemplar su belleza desde lo alto. El nombre Gullfoss se traduce como Cascada Dorada y verla brillar bajo el sol de Islandia es un verdadero placer. Incluso si no vas a hacer la ruta del Círculo Dorado completo, esta es una visita obligada.


#2 Cascada Svartifoss


Las monumental cascada de Svartifoss están ubicada en el Parque Nacional Vatnajökull en el sureste de Islandia. Su nombre, que significa Cascada Negra, proviene de las impresionantes columnas de basalto que la rodean. Tiene una caída de 20 metros de altura con un estilo que parece evocar un diseño arquitectónico. De hecho, su forma de herradura y sus columnas oscuras inspiraron la estética de la hermosa Iglesia Hallgrimskirkja en Reykjavik. El acceso a la zona es simple y puedes llegar al Centro de Visitantes de Svartifoss desde la carretera de Circunvalación sin mayor complicación.


#3 Cascada de Goðafoss


Goðafoss es conocida como la Cascada de los Dioses, una de las joyas del norte de Islandia. Tiene una fuerte conexión con los dioses nórdicos, pero también es importante en la historia del cristianismo en Islandia. Según cuenta la leyenda, los jefes y líderes más influyentes se reunieron en el Althingi para decidir si Islandia debía convertirse al cristianismo. Þorgeir Þorkelsson fue elegido como mediador. Después de evaluar los pros y los contras, Þorgeir decidió que Islandia acogería el cristianismo a cambio de tres condiciones: Los islandeses seguirían comiendo carne de caballo, el paganismo se podría practicar en casa y aún se permitiría el infanticidio. Para conmemorar este nuevo capítulo en la historia de Islandia, Þorgeir lanzó dramáticamente a sus dioses paganos sobre el acantilado de ésta histórica cascada. Con sólo doce metros de altura, no es precisamente la cascada más alta del país, pero sí una de las más potentes. La zona principal de la catarata arrastra un gran volumen de agua que cae desde un acantilado en forma de semicirculo. A su alrededor, podrás ver unas cuantas caídas de agua más con un volumen comparativamente menor.

#4 Cascada Dettifoss


Dettifoss se encuentra en el salvaje Parque Nacional Vatnajökull y es otra perla que atesora la región del norte de Islandia. Esta bestia, como se le denomina coloquialmente, es la cascada más poderosa del país con 500 metros cúbicos de agua por segundo que fluyen a través de ella. Ser testigo de su gran poder es una experiencia increíble. Sin embargo, está un poco alejada de la carretera principal, necesitarás una camper 4x4 para hacer frente al camino de grava que conduce hasta ella.


#5 Cascada Skógafoss


Skógafoss es una de las cascadas más visitadas de Islandia. Es una parada obligatoria si estás recorriendo la costa sur de Islandia o conduciendo por la carretera de Circunvalación. Con sus veinticinco metros de ancho y sesenta metros de altura, este monumento natural no te decepcionará. Su enorme cortina de agua se precipita con gran fuerza creando un rocío constante. En los días soleados se puede ver un precioso arcoíris sobre las rocas volcánicas del río. La cascada se ve preciosa desde abajo y se puede llegar caminando directamente desde el aparcamiento. Para hacer la visita aún más divertida y tener una vista extraordinaria, ¡Prueba a subir los 500 escalones que hay hasta la cima!



#6 Cascada de Seljalandsfoss


La cascada de Seljalandsfoss es otro maravilloso destino si estás recorriendo el sur de Islandia. Aquí el agua cae a unos sesenta metros desde el acantilado que una vez marcó el borde de la costa de Islandia. Este es un lugar muy popular y es fácil entender por qué. Esta cascada tiene un camino que conduce a su interior, así que es posible pasear por detrás de su increíble velo de agua. ¡Si no te importa mojarte un poco, es una gran aventura! El agua resplandece cuando el sol se pone y la vista es realmente impresionante. En los días soleados, incluso puedes atrapar un arcoíris.


#7 Cascada Barnafoss


En el oeste de Islandia, a sólo un paso de Hraunfossar, se encuentra la cascada Barnafoss. Su nombre se traduce como ‘Cataratas de los niños’ y se refiere a una antigua leyenda nórdica. cuya moraleja es enseñar a los niños a obedecer a sus padres. Esta cascada contrasta con las suaves caídas serpenteantes de Hraunfossar. El estrecho canal de Barnafoss y sus corrientes son mucho más ruidosas. Hay un puente peatonal que cruza el río para contemplar sus aguas que suelen ser de un hermoso color azul brillante.


#8 Cascada Hraunfossar


Ubicada en el campo de lava Hallmundarhraun en el oeste de Islandia, Hraunfossar es otra cascada impresionante. Sin embargo, su atractivo es más silencioso, sin caídas atronadoras ni estadísticas sobre altura y circunferencia. Docenas de manantiales de agua fría brotan desde el suelo y caen en cascada en forma de diminutos riachuelos. Este arco de vías navegables se extiende unos 900 metros sobre el río Hvítá. A veces turquesa, a veces de un blanco lechoso, las aguas parecen cambiar de color según la estación y la luz. Es una vista encantadora y está a tan sólo una hora en coche desde Reykjavik, de camino a la península de Snæfellsnes.


#9 Cascada de Hengifoss


En el este de Islandia, Hengifoss, o las catarata colgante, es una de las cascadas más altas de Islandia. Un delgado chorro de agua cae 128 metros desde una meseta alta hasta una impresionante garganta profunda. Las formaciones rocosas circundantes han creado capas de arcilla roja que se expanden a lo largo del acantilado. El viaje hasta allí a través del hermoso bosque de Hallormsstaður la convierte en una excursión asombrosa. Tienes una buena caminata cuesta arriba para llegar a la cascada desde el estacionamiento. Es un viaje de ida y vuelta de 5 km con varios lugares para descansar en el camino. También encontrarás otra cascada durante el trayecto, Litlanesfoss, que desciende en dos niveles y está rodeada de impresionantes columnas de basalto.


#10 Cascada Kirkjufellsfoss

Con sólo una caída de cinco metros sobre tres pequeños canales, Kirkjufellsfoss, que se traduce como la Cascada de la Iglesia de la Montaña, puede que no suene tan impresionante. Pero es el escenario de la cascada lo que la hace tan especial y, probablemente, uno de los más visitados de Islandia. Ubicada en la península de Snæfellsnes en el oeste de Islandia, las cascadas están respaldada por una vista excepcional a la épica montaña de Kirkjufell. La montaña más emblemática y hermosa de Islandia se levanta detrás de la cascada creando una imagen impresionante. Su forma piramidal es irresistible para los fotógrafos y con la cascada en primer plano, la vista es realmente espectacular. ¡Esta podría ser perfectamente la cascada más fotografiada de Islandia!



¿Cuáles son las cascadas más bonitas de Islandia?


Si bien Islandia es conocida como la Tierra del Fuego y el Hielo, hay un elemento muy importante que también debe mencionarse: El agua. Además de los paisajes panorámicos del país, la cantidad de opciones para los visitantes que ofrece el país, las impresionantes vistas y los imponentes volcanes, la isla aún tiene algo más bajo la manga. Las cascadas de Islandia son famosas por derecho propio y, por lo tanto, merecen una entrada en este blog. Son tan conocidas que incluso han aparecido en películas como la escena de apertura de Prometheus de Ridley Scott. No dudes en visitar al menos tres de ellas mientras recorres la isla nórdica, ¡Te llevarás fotos y recuerdos inolvidables!

2 comentarios